“LOS NECESITAMOS COMO MAESTROS DE LAS NUEVAS GENERACIONES”

Fueron las palabras que formaron parte del discurso que la Presidente del Superior Tribunal brindó en la noche de agasajo a magistrados y funcionarios judiciales que inician su etapa de jubilación.

Emoción, felicidad, nostalgia y camaradería fueron las sensaciones que colmaron la noche del Complejo de los Paraísos, en el homenaje a jueces y funcionarios judiciales que finalizan este fin de año su actividad laboral en tribunales por haberse acogido al beneficio jubilatorio.

En esta oportunidad, los homenajeados fueron los Dres. Rubén Ángel Alonso, Raúl Alberto Funes, Beatriz Agustina Tardieu, Rosario del Carmen Verdugo, Clotilde Florencia Montoya, Guillermo Alfredo Gatica,  Gloria Olga Sosa Lago, Hilda Beatriz Carbonel, María Cristina Arias, Jorge Porfidio Arrieta, Miryam Ruth Mercau, María Dolores Montes, Ricardo Enrique Rojo, Ricardo Oscar Torres y el C.P.N. Horacio José Bano.

Con la presencia de familiares y colegas, el Superior Tribunal de Justicia reconoció la trayectoria y la excelencia de cada uno de los homenajeados. Al respecto, la Dra. Lilia Ana Novillo expresó, “cada uno de ustedes dejan una impronta importante en la justicia puntana, fueron protagonistas de los grandes cambios y la evolución en la vida judicial. Por eso, hoy sólo puedo afirmar que concluyen esta etapa laboral para seguir con otra que podrá consistir en capacitarse, retomar otras actividades que quedaron pendientes por la misma función, y principalmente, disfrutar de todo lo cosechado”. A su vez, les reiteró que “siempre el poder judicial los estará esperando con proyectos o en cuanto actividad que propongan y les permita seguir impartiendo sus conocimientos. Los necesitamos como maestros de las nuevas generaciones que están llegando a la justicia, que trasmitan su sentido de pertenencia a los más jóvenes”.

Con esas palabras que motivaron un caluroso aplauso, la Dra. Lilia Ana Novillo junto a los Ministros Dres. Martha Raquel Corvalán y Carlos Alberto Cobo iniciaron la entrega de presentes institucionales a los magistrados y funcionarios homenajeados que se encontraban presentes en la cena.

Tan sólo mensajes de agradecimiento y emoción fueron el común denominador de cada uno de los homenajeados que hicieron uso de la palabra. Así, las Juezas de Cámara de la Primera Circunscripción, Dras. Beatriz Agustina Tardieu y Olga Sosa Lago manifestaron que se retiran de la función con la alegría y la satisfacción del deber cumplido, recalcando que siempre trabajaron en pos de impartir la verdadera justicia y dar respuestas justas a los justiciables. Al mismo tiempo, tuvieron una mención especial para su equipo de trabajo a quienes destacaron por su fidelidad y colaboración permanente para llevar adelante no sólo el trabajo diario, sino la vida misma.

Por su parte, quien también recibió este reconocimiento fue el Médico Forense Dr. Ricardo Oscar Torres, quien confesó sentir una gran emoción al finalizar esta etapa, renovando su compromiso para seguir aportando desde su experiencia y conocimiento en lo que sea necesario ayudar. Asimismo, destacó la impronta de quienes hoy integran el Superior Tribunal, “porque nos han facilitado ejercer, en real plenitud y libertad, nuestra profesión”.

A su turno, los Dres. Jorge Porfidio Arrieta, Myriam Mercau, Ricardo Enrique Rojo e Hilda Beatriz Crabonell –acompañados por sus familiares y compañeros- recibieron sus presentes y agradecieron este tiempo vivido en la justicia puntana que siempre será inolvidable y memorable en sus vidas.

Otro momento emotivo se vivió cuando el Contador Horacio José Bano –Director Contable del Poder Judicial- inició su discurso remontándose más de veinte años atrás cuando hizo su primer llamado a licitación para adquirir máquinas de escribir, que era la novedad de la época y que hoy se retira “con un tribunal totalmente despapelizado y en plena digitalización de todos los procesos”. A su vez, celebró una de las políticas implementadas por el Superior Tribunal, consistente en designar personal especializado en cada disciplina, lo que permitió conformar un gran equipo de trabajo en la Dirección Contable, que seguirán este legado de administración de los recursos. A modo de cierre, el Cdor. Banó aseveró las palabras de la Dra. Novillo, diciendo “No me siento jubilado, sino jubiloso”, lo que ocasionó un extendido aplauso de todos los presentes.

La velada siguió con un brindis entre todos los asistentes donde todos desearon ventura personal a quienes hoy se jubilan, acompañado por deseos de una Navidad vivida en armonía y un próspero 2018.

 

Redacción: S. Lucero

Corrección: E. Jofré