MENCIÓN HONORÍFICA PARA INTEGRANTE DE LA SECRETARÍA DE INFORMÁTICA JUDICIAL EN LOS PREMIOS REFLEJAR 2018

El proyecto “Uso de la tecnología para mejorar la cadena de custodia” de Daniel Gaiardo, fue destacado por el jurado.

DSC_0004

El proyecto “Uso de la tecnología para mejorar la cadena de custodia” presentado por el agente judicial de la Secretaría de Informática del Poder Judicial de San Luis, Daniel Gaiardo, recibió una mención honorífica en los premios REFLEJAR 2018. El concurso fue organizado por el Instituto de Capacitación Judicial, de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (JUFEJUS).

Este año, el objetivo del concurso, del que participaron dieciocho concursantes de diez provincias, fue el de estimular y promover el desarrollo de actividades de investigación y formulación de propuestas en relación a la temática “Las nuevas tecnologías en el servicio de Justicia”.

El 27 de noviembre, en el Centro de Formación Judicial de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se realizó la apertura de los sobres de identificación de los concursantes. Entre ellos, se encontraban los representantes de la Escuela Judicial de San Luis, Rolando Guiñazú con el trabajo “Estándar para la comunicación entre bancos de ADN”, y Daniel Gaiardo con el trabajo “Uso de la tecnología para mejorar la cadena de custodia”.

Si bien el premio fue para el trabajo titulado “Implicancias del fenómeno tecnológico en el proceso judicial”, el jurado decidió conferir una mención honorífica al agente judicial de San Luis.

Por este motivo, Gaiardo recibió las felicitaciones de la Presidente del Superior Tribunal de Justicia de San Luis, Dra. Martha Raquel Corvalán, quien integra la Comisión Directiva de REFLEJAR. 

 

El proyecto

El trabajo presentado consiste en un proyecto destinado a mejorar el proceso de obtención de la evidencia digital en la escena del crimen y toda la cadena de custodia de la prueba, utilizando tecnología Blockchain y firma digital.

En la actualidad, debido a la masificación de los teléfonos celulares, los distintos dispositivos electrónicos se han convertido en una herramienta importante que aportan información y datos para el esclarecimiento de delitos. La evidencia digital puede ser aportada por el denunciante o recuperarse en el lugar del allanamiento y, en algunos casos, suele ser la única prueba para esclarecer el hecho.

Las fotos y videos tomados por un celular se diferencian de la prueba tradicional por su volatilidad, la posibilidad de duplicarse y la facilidad para alterarlos. Es por ello que su adecuada preservación es fundamental para ser admitidos judicialmente.

La propuesta del proyecto “Uso de la tecnología para mejorar la cadena de custodia”, de aplicarse, brindaría al sistema actual de recopilación de evidencia digital mayor agilidad en la investigación y evitaría el daño o manipulación de la prueba.

Daniel Gaiardo, autor del proyecto, señaló: “se podrá tomar la evidencia digital en la escena del crimen -fotos y vídeos- firmarlas con el teléfono y una CIPE, y subirlas a un repositorio usando una tecnología blockchains. Eso ayudará a determinar también la localización desde donde se tomó la prueba”.

Blockchain (cadena de bloques), es una base de datos distribuida que registra bloques de información y los entrelaza para facilitar la recuperación de la información y la verificación de que no ha sido cambiada.

La propuesta de Gaiardo es que, mediante el uso de una aplicación Android en conjunto con una tarjeta smartcard, como lo es la CIPE 3.0, se podría desarrollar un software con la capacidad de firmar un documento digital, y así preservar toda la información necesaria del proceso judicial en una base de datos. Además, cada paso por un organismo o persona que tenga acceso a la evidencia quedaría reflejado. De esta manera se podría reconstruir la trazabilidad o cadena de custodia de la prueba digital.

 

                                          Redacción: M. Moreno

Corrección: E. Jofre