“LA GENTE NECESITA UNA JUSTICIA ÁGIL, EFICAZ Y EFICIENTE”

Fueron las palabras del Dr. Carlos Alberto Cobo, al asumir la presidencia del Superior Tribunal de Justicia en el período 2019-2020. También destacó los avances tecnológicos del Poder Judicial de San Luis.

DSC_0146

En su primer discurso como Presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de San Luis, en el período 2019-2020, el Dr. Carlos Alberto Cobo realizó una autocrítica y pidió una justicia más cerca de la gente. Sus palabras fueron escuchadas por autoridades, magistrados, funcionarios y agentes judiciales en el Salón Blanco del Palacio de Justicia en la ciudad de San Luis, minutos después del mediodía, como cierre del acto de traspaso de presidencia del Alto Cuerpo.

“Todos los que conformamos este gran equipo del Poder Judicial de la provincia somos conscientes que, pese a poner nuestro mayor empeño e inteligencia para el eficaz funcionamiento de la Justicia, aún estamos en deuda con nuestra sociedad”, dijo el ministro al iniciar su mensaje.

“Si bien hay que reconocer muchas veces este silencioso reclamo social, – que en nuestra autocrítica debemos aceptar como veraz y justo-, también me satisface saber que no estamos tan lejos de conseguir acercarnos a un ideal, que devuelva la confianza en la justicia a nuestros conciudadanos”, agregó el Presidente del Superior Tribunal de Justicia.

A lo largo de su  discurso, el Dr. Cobo destacó conceptos como responsabilidad social, y convocó a magistrados, funcionarios y agentes judiciales a comprometerse con sus tareas, fundamentando su convocatoria:  “La justicia lenta, la justicia excluyente, la justicia no responsable, ni comprometida con la sociedad, no es justicia y no cumple con la función social que representa”. En ese sentido, instó a los operadores judiciales a acercar la Justicia a “los sectores más vulnerables, mejorar la respuesta y los tiempos del servicio, como así también transparentar sus actos”.

La gente necesita una justicia ágil, eficaz y eficiente, que defienda sus derechos, sin garantismos abolicionistas, ni excesos injustos, una justicia donde las víctimas de delitos se sientan protegidos por la ley y sean respetadas las garantías constitucionales de todos los ciudadanos”,  aseveró el presidente del Alto Cuerpo.

Además, el Dr. Cobo se refirió a los avances tecnológicos que ha alcanzado el Poder Judicial de San Luis a través de la despapelización, la firma digital, el sistema para establecer un registro de violadores, creado por profesionales informáticos, y la inminente incorporación del sistema QLICK, que servirá para determinar indicadores de implementación de gestión de calidad.

Al hablar de su asunción, el Dr. Cobo dijo que para él  significa “un desafío en lo personal y en lo institucional”, que lo ubica en una posición de máxima responsabilidad. También se refirió a su participación en la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ju.Fe.Jus.) y aseguró que “prestigiar la justicia del interior garantiza la defensa del federalismo”.

Asimismo, manifestó la necesidad de volver a legitimar este poder del Estado. “Vivimos tiempos de desconfianza y descreimiento de todo y de todos, este costo debemos pagarlo, es nuestro deber”, expresó al respecto y marcó una nueva etapa a la que denominó “Justicia en cambio y junto a la gente”.

Como otro estandarte de su gestión, propuso afianzar la independencia del Poder Judicial, como elemento básico de custodia del sistema republicano y federal.

Por otra parte, instó a los magistrados a acercar la justicia a los justiciables: “Ha llegado el momento de que dejemos la toga y la comodidad de nuestros despachos”.

Para finalizar su discurso, el flamante Presidente del Superior Tribunal de Justicia convocó a la comunidad judicial para alcanzar el objetivo central de un servicio ágil, eficaz y eficiente: “la Justicia necesita de todos para lograr sus objetivos hacia el bien social”, concluyó.

Para acceder al contenido completo HACER CLICK AQUÍ.

Redacción: R. Zitta

Corrección: S. Lucero