“… SENTIMOS LA OBLIGACIÓN MORAL DE DEFENDER EL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JUDICIAL, ÚLTIMO BASTIÓN DESTINADO AL SOSTENIMIENTO DE LA PAZ SOCIAL…”

Así  lo manifestó la Presidente del Colegio de Magistrados de la Ciudad de San Luis en el homenaje al Fiscal Nisman.

En un emotivo acto llevado a cabo hace instantes en el hall de tribunales, el Colegio de Magistrados y Funcionarios de la Ciudad de San Luis rindió homenaje al  Fiscal de la Nación Dr. Natalio Alberto Nisman, el cual contó con la presencia del Gobernador de la provincia de San Luis, Claudio Javier Poggi, los Ministros del Superior Tribunal de Justicia, Dres. Lilia Ana Novillo y Omar Esteban Uría, el Procurador General de la provincia, Dr. Fernando Oscar Estrada, el Fiscal de Estado, Dr. Ricardo Endeiza, el Ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Lic. Eduardo D’Onofrio, el Secretario General de Gobierno, Dr. Víctor Endeiza, la Ministro de Turismo y las Culturas, Liliana Bartolucci, la Presidente Provisional del Senado, María Angélica Torrontegui, la Presidente de la Cámara de Diputados, Lic. Graciela Mazzarino, la Diputada Nacional, Ivana Bianchi, la Presidente del Concejo Deliberante de la Ciudad de San Luis, Zulema Rodríguez Saá, la Concejal, Dra. Claudia Rocha, Magistrados y Funcionarios Judiciales, Representantes Legislativos, Autoridades del Colegio de Abogados de San Luis, Letrados, Agentes Judiciales y Público en general.

El homenaje fue dirigido por la Presidente del Colegio organizador, Dra. Diana María Bernal, quien inició el acto con la entonación del Himno Nacional Argentino, el cual fue interpretado por la agente judicial  María Cecilia Luque y el médico Edgardo Cassirola, acompañado en armónica por el niño Tomás Guiñazú.

Con la imagen de fondo del recordado Dr. Nisman, y en un momento de pleno silencio y reflexión  por parte de los presentes, la Dra. Bernal dio lectura a un comunicado elaborado por el Colegio, donde manifestaron la siguiente reflexión:

“La mañana del día 19 de Enero de 2015 nos sorprendió con la infausta noticia de la muerte del Fiscal de la Nación, Dr. Natalio Alberto Nisman, conmocionando nuestros espíritus ciudadanos.

Su muerte fue de una gravedad inusitada; se trataba de la persona que en su  singular y magna función, tenía a su cargo la investigación de la causa más importante de la historia judicial argentina, por sus implicancias nacionales e internacionales, como lo era la investigación del atentado a la AMIA, y pesaba también sobre él, la grave denuncia de Encubrimiento efectuada días antes.

No ha sido propio de nuestras formas de actuación expresarnos públicamente fuera de nuestros despachos; así resulta un hecho inédito en la historia judicial argentina la convocatoria a la Marcha del Silencio realizada por la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público de la Nación para el día de hoy en la ciudad de Buenos Aires.

Pero hoy más que nunca las asociaciones de magistrados y funcionarios sentimos la obligación moral de defender el ejercicio de la función judicial, último bastión destinado al sostenimiento de la Paz Social.

Las circunstancias aún indefinidas del acaecimiento luctuoso ha llevado a toda la comunidad judicial a través del Colegio de Magistrados y Funcionarios Judiciales y en consonancia con la Federación Argentina de la Magistratura –FAM- a adherir a este sentido homenaje a su memoria, siendo éste un momento propicio para reflexionar públicamente acerca de la difícil misión de quienes debemos investigar hechos delictivos y, en general, administrar Justicia.

En esa actividad confiada a quienes integran un Poder de nuestro ordenamiento republicano, ninguna interferencia o perturbación puede condicionar el ejercicio de sus potestades jurisdiccionales, ni tampoco la interpretación y aplicación de las normas que integran el sistema legal vigente.

En esto consiste la independencia de actuación judicial en cualquiera de sus estamentos. En la exclusividad y reserva de la función encomendada a los operadores judiciales y en la eliminación de cualquier residuo de poder jurisdiccional en manos de los otros dos Poderes del Estado.

Y el único límite a esa independencia es la propia responsabilidad de quienes ejercemos comprometidamente esa función.

Es por ello que pedir respeto, colaboración y acatamiento a la labor judicial propia del reparto de competencias, roles y funciones otorgadas, por parte de toda la sociedad, hace a la esencia del régimen republicano y al sostenimiento de la vida democrática que arduamente supimos conseguir.

Por cierto que ningún funcionario público, calidad que también incluye a Magistrados y Funcionarios Judiciales, debe estar exento de la crítica, opinión y divergencias razonables; pero ellas deben aventarse cuando se direccionan solamente a desprestigiar a la autoridad pública actuante, sin fundamento razonable, sembrando la desconfianza, el descrédito, la desmoralización, que en definitiva lleven a poner en peligro el sólido equilibrio de la República.

En ese contexto, resulta sorprendente y conmocionante el fallecimiento en circunstancias no definidas de un Fiscal de la Nación, que, por su importancia institucional, adquiere la calidad de MAGNICIDIO.

Abogamos, entonces, por el total y debido esclarecimiento del hecho de la muerte del Sr. Fiscal de la Nación, Dr. Natalio Alberto Nisman; así también para que todos los magistrados y funcionarios que tienen a su cargo esta investigación como las vinculadas con el atentado a la AMIA, puedan hacerlo con la debida libertad e independencia funcional, sin injerencias internas ni externas, con la correspondiente seguridad personal y con el apoyo de toda la sociedad, primer y último destinatario de la JUSTICIA”.

Luego de tan sentidas palabras, este homenaje tuvo su culminación  con un minuto de silencio en memoria del recientemente fallecido Fiscal de la Nación, ejecutado por un oficial integrante de la Banda de Policía de la Provincia de San Luis.

En sus declaraciones a la prensa, la Dra. Bernal agradeció a todas las autoridades y al público que concurrieron a este Homenaje, quienes lo hicieron de manera desinteresada y voluntaria con un espíritu comprometido con la causa como ciudadanos de este país, y destacó las notas de adhesión recibidas por parte de los Colegios de Abogados de San Luis y Villa Mercedes.

Redacción. S. Lucero